Literatura erótica: Pezones grandes

Sus duros pezones atravesaban la blusa de seda que había elegido para la ocasión. Este hecho no permaneció oculto para Marcos que empezó a sentir cierta comezón por todo su cuerpo. Elena, consciente del efecto que provocaba sobre él, desabrochó un nuevo botón perimitiendo que sus abultados pechos marcasen aún más sus formas y dejasen entrever parte de sus areolas que protegían sus hermosos pezones.

Marcos no pudo aguantar más y en un rápido movimiento introdujo su mano por debajo de la blusa liberando el pecho ante la sorpresa de Elena. Las manos de Marcos se movía con cierta destreza masajeando sus senos y jugando con sus pezones ante los estremecimientos de Elena.

Con un nuevo y sencillo movimiento la blusa se desprendió dejando al aire los exhuberantes pechos ante la viciosa mirada de Marcos. Entonces, su lengua se aproximo a su objetivo y comenzo a rozar sus suaves pezones que al contacto se convirtieron en duras torres.

La succión que Marcos realizó sobre el pezón derecho hizo chillar a Elena de placer, y cuando fue el pezón izquierdo el que recibió un nuevo lametón el orgasmo sobrevino en todo el cuerpo de Elena, la cual jadeante y con ciertas convulsiones disfrutaba mientras su sexo se humedecía.

por Anónimo

2013 www.pezon.com.es